Historia de la Virgen del Pilar

Conocer la historia de la Virgen del Pilar nos ayudará a entender el concepto cultural que se ha creado en torno a ella, su alcance y cómo se ha convertido en una de las referencias como destino religioso de peregrinación y símbolo en Aragón.

¿Cuál es el origen de la Virgen del Pilar?

El origen de la Virgen del Pilar es una historia apasionante llena de matices y acontecimientos únicos que a continuación se detallan en profundidad. Centrándonos en el contexto histórico donde se da lugar la aparición, esta sucedió en el año 40 D.C., edad en la que la ciudad de Zaragoza era conocida como Cesaraugusta, nombre dado por el emperador romano César Augusto en el año 14 A.C.

La presente historia se remonta a la época inmediatamente posterior a la Ascensión de Jesucristo, momento en el que los apóstoles, dotados de la fuerza del Espíritu Santo, comenzaron a predicar el Evangelio.

El apóstol Santiago o Santiago el Mayor, nacido en Betsaida, Galilea en el año 5 a.C., hermano de Juan e Hijo de Zebedeo, le fue encomendada la misión de Evangelizar los pueblos celtíberos de de Hispania, por aquel entonces dividida en las siguientes regiones, Lusitania, Tarraconesis y Bética.

Según recoge San Gregorio Magno en su Magna Moraria, documento del cual hablaremos después, el apóstol Santiago, antes de partir a tierras paganas besó las manos de la Virgen y pidió su bendición, a lo que la misma respondió con las siguientes palabras:

“Ve, hijo, cumple el mandato del Maestro y por Él te ruego que en aquella ciudad de España en que mayor número de hombres conviertas a la fe, edifiques una Iglesia en mi memoria, como yo te lo mostraré”

Así pues, Santiago partió a lo que él había conocido como Iberia, por su nomenclatura griega, y habiendo predicado en las tierras de los astures y los galaicos, recorrió las llanuras espartarias hasta llegar a la ciudad de Caesaraugusta, donde su predicación consiguió la conversión de muchos paganos a la Fe Verdadera. Encontrando una gran resistencia en la conversión de las almas para el Señor, el apóstol se entristeció por no haber convertido más que a un hombre en las tierras de los astures, y a ocho en Caesaraugusta. Sin dejarse vencer por la tentación de la desdicha, Santiago siguió predicando, buscando los momentos de oración en compañía de los ocho nuevos cristianos, quienes se retiraban por las noches a orillas del río Ebro a descansar y hablar acerca de Nuestro Señor.

¿Cuando se produjo la aparición de la Virgen del Pilar?

Según se refleja en dicha copia de la Magna Moralia de San Gregorio Magno (Moralia, sive Expositio in Job , escrita entre los años 578 y 595, consta de unos 35 volúmenes), que data del siglo XIII conservada en la actualidad en la catedral de Zaragoza, y cuyos documentos originales datan del siglo VI, en la noche del 2 de enero del año 40 D.C. , Santiago se encontraba con sus discípulos junto al río Ebro cuando oyó voces de ángeles que cantaban Ave, María, gratia plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de jaspe.

La Santísima Virgen, que aún vivía en carne mortal, le pidió al Apóstol que se le construyese allí una iglesia, con el altar en torno al pilar donde estaba de pie y prometió que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio”.

Dicha aparición tiene 3 distintivos fundamentales con respecto a cualquier otra en el mundo:

  1. La Santísima virgen se aparece cuando todavía estaba en vida mortal en Palestina, bajo la protección del apóstol San Juan: “con ninguna nación hizo cosa semejante”.
  2. La columna o pilar fue traída por la misma Virgen María para que sobre ella se construyera la primera capilla, la cual se convertiría en el primer templo mariano de toda la cristiandad.
  3. La vinculación de la tradición pilarista con la tradición jacobea (del Santuario de Santiago de Compostela).

Es este el motivo por el que la Basílica del Pilar de Zaragoza y la Catedral de Santiago de Compostela, han constituido dos ejes fundamentales en torno a los cuales ha girado durante siglos la espiritualidad de España.

Tras la aparición desapareció la Virgen y quedó ahí el pilar. El Apóstol Santiago y los ocho testigos del prodigio comenzaron a construir en aquella ciudad celtíbera llamada Caesaraugusta, hoy conocida como Zaragoza, el primer templo mariano de la cristiandad, y el primero en el mundo dedicado a la Virgen.

El templo original se dice que se construyó en adobe, uno de los materiales de construcción más antiguos y muy utilizado en la época compuesto por arena, paja y arcilla.

Antes de que la Iglesia estuviese terminada, Santiago ordenó presbítero a uno de sus discípulos para servicio de la misma, la consagró y le dio el título de Santa María del Pilar antes de regresar a Judea.

Tras predicar en España, Santiago regresó a Jerusalén, donde Herodes Agripa lo mandó a ejecutar alrededor del año 44 d.C., siendo así el primer mártir, después de lo cual sus discípulos, tomaron su cuerpo y lo llevaron a España, más concretamente a Iria flafvia para su entierro.

Testimonios que ratifican la veracidad de la Iglesia en Honor a la Virgen de Santa María del Pilar

Muchos historiadores e investigadores defienden esta tradición y aducen que hay una serie de monumentos y testimonios que demuestran la existencia de una iglesia dedicada a la Virgen de Zaragoza. El más antiguo de estos testimonios es el famoso sarcófago de Santa Engracia, que se conserva en Zaragoza desde el siglo IV, cuando la santa fue martirizada. El sarcófago representa, en un bajo relieve, el descenso de la Virgen de los cielos para aparecerse al Apóstol Santiago. Dicho sarcófago se encuentra actualmente en la parroquia de Santa Engracia, el frontal y los dos laterales están labrados en mármol de la Isla de Mármara por un taller próximo al que trabajó en el Arco de Constantino, en Roma.

Asimismo, hacia el año 835, un monje de San Germán de París, llamado Almoino, redactó unos escritos en los que habla de la Iglesia de la Virgen María de Zaragoza, “donde había servido en el siglo III el gran mártir San Vicente”, cuyos restos fueron depositados por el obispo de Zaragoza, en la iglesia de la Virgen María. También está atestiguado que antes de la ocupación musulmana de Zaragoza (714) había allí un templo dedicado a la Virgen.

Para los cristianos de Caesaraugusta, el pequeño santuario de la Virgen del Pilar, se fue convirtiendo en un importante centro de cristianización, consiguiendo ser sede de una diócesis en el siglo III, durante la persecución de Diocleciano. Desde el Pilar de Zaragoza, se salió a Evangelizar todas las provincias de Hispania, convirtiendo a pueblo y reyes por igual. La invasión visigoda trajo consigo la herejía del arrianismo, pero desde el Pilar se rogó por la conversión de los reyes visigodos al catolicismo, la cual se logró en la persona de Recaredo I en el siglo VI.

Resumen de la historia de la Virgen del Pilar

  • La noche del 2 de enero del 40 D.C., según se cita en Magna Moralia de San Gregorio Magno, la Santísima Virgen María se manifestó frente al Apóstol Santiago en la ciudad de Zaragoza sobre un pilar o columna mientras ésta todavía existía en carne mortal.
  • La Virgen María le ordenó construir un monumento en su honor, prometiendo que permanecería hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obrara portentos y maravillas. Desapareció la Virgen y quedó ahí el pilar.
  • El Apóstol Santiago y los ocho testigos del prodigio comenzaron a construir en Zaragoza el primer templo mariano de la cristiandad, y el primero en el mundo dedicado a la Virgen.

Puedes descargarte la Historia de la Virgen del Pilar en este PDF.

No dudes en dejar tus comentarios, dudas o cualquier aspecto relacionado con la historia de la Virgen del Pilar.

Deja un comentario